Vox es la Derecha reaccionaria

…porque reacciona o supone una reacción contra una serie de políticas y leyes impuestas (con el marchamo progresista) a todos los españoles en contra de su Constitución, fundamentalmente en la primera legislatura de Zapatero. Una contestación actual que fue ensayada por el PP de Rajoy, Acebes y Zaplana por lo menos hasta 2008.

Fue desde la segunda derrota ante el PSOE cuando el entonces presidente del PP decidió liquidar a la que presentó como “vieja guardia”, con la coartada de querer hacer su propio equipo y con el fin prácticamente declarado de sumarse al nuevo consenso de la “Segunda Transición” que auspiciaba Zapatero.

Así, frente a leyes anticonstitucionales como las denominadas “de Género” o “de Memoria Histórica”, o el mismo nuevo Estatuto de Cataluña, que fueron aprobadas como leyes ordinarias por mayorías simples en vez de por el debido proceso de reforma constitucional, Rajoy se doblegó ante la Izquierda e impuso el trágala en sus filas.

La consecuencia más grave fue la defenestración de la presidenta del PP vasco, María San Gil, en sintonía con la renuncia del “nuevo PP” a dar la batalla contra el “proceso de paz” con ETA emprendido por Zapatero para sumar a este peculiar “agente político” al nuevo consenso fraguado en el Tinell, esto es: el “cordón sanitario” contra el PP.

Más aún, la invitación de Rajoy a sus críticos a abandonar el PP en pos de los inexistentes partidos Liberal y Conservador dio por finiquitada la oposición radical o reaccionaria al Gobierno más radical ideológicamente que hemos padecido en democracia hasta la llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa.

UNIDAD DE DESTINO EN LO INSUSTANCIAL

“El PP es centro, futuro, diálogo y mujeres” fue la consigna establecida entonces por el que habría de ser el nuevo presidente del Gobierno al caer, de manera estrepitosa, el ejecutivo de un Zapatero que se presentó a la reelección con la proclama “Por el pleno empleo” y su ministro de Economía negando en debate en TV la existencia de la crisis.

La renuncia a su mismo programa económico con la tremenda subida fiscal perpetrada por el ministro Cristóbal Montoro, otrora un liberal convencido en los gobiernos de Aznar, puso la puntilla a un proyecto que presumía aún de ostentar la hegemonía en el inmenso espacio “desde el Centro izquierda a la Derecha”, que ahora evoca Feijóo.

Precisamente por no saber reaccionar a tiempo contra la deriva radical de un Rajoy que asumió como propias todas las leyes de ruptura del consenso constitucional propuestas por Zapatero, los que anteponían a cualquier principio la unidad del PP han acabado asistiendo a la emergencia no ya de uno sino de dos partidos en su mismo espacio.

Queda por ver ahora si la sustitución de Rajoy por Pablo Casado, la irrupción de Vox en la politica parlamentaria y los devaneos permanentes de Ciudadanos con la Izquierda acaban de redefinir el campo electoral de la Derecha y su posibilidad de obtener una nueva mayoría absoluta, o bien se enquista su división en tres partidos irreconciliables.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s