El Tercer Asalto Socialista al Poder fracasará

…porque en los tiempos que corren no da la impresión de que el español medio siga subyugado por los medios tradicionales de la opinión pública progresista (Ser, El País, TVE) aunque La Sexta, único canal con una apuesta clara por la propaganda ideológica (aparte de los consabidos TV3, ETB), coseche índices de audiencia relativamente altos.

Se ha visto claramente en las elecciones en Andalucía, donde pese a contar con todos los medios audiovisuales a favor (TVE, Canal Sur y sus decenas de radios) tanto PSOE como Podemos han perdido cientos de miles de votos, y ello viniendo de un gobierno socialista “moderado” por su acuerdo con Ciudadanos.

Se vio también en las dos elecciones generales sucesivas en que Pedro Sánchez se mostró no sólo incapaz de superar a un Rajoy en modo automático, sino también de dejar de perder escaños. Alcanzado el poder mediante su espuria moción de censura, Sánchez volvió a fracasar en su nueva cita con las urnas ¡en el bastión del PSOE!

Entre medias, la irrupción de Vox da para que algunos interesados a izquierda y derecha agiten el espantajo del Franquismo, pero este “voto del miedo” que pretenden movilizar de cara al 28-A no se manifestó en Andalucía, ni parece ir a premiar a Podemos por su liderazgo en la “alerta antifascista” ni tampoco al PSOE apoyado por Bildu, ERC…

También a Rajoy se le había acabado ya este recurso al “miedo a Podemos”, razón por la cual no alcanzó la mayoría absoluta ni con los escaños de Ciudadanos. Ahora parte del PP agita de tanto en tanto el miedo a Vox o a que por culpa de Vox la Derecha pierda la mayoría en el Senado que jamás utilizó, como tampoco la del Congreso.

A CADA GOBIERNO DEL PSOE SUCEDE LA QUIEBRA

Lo cierto es que a estas alturas todo el país entiende que Sánchez es un oportunista sin escrúpulos que sólo pretende mantener el poder “contra la Derecha”, esto es: contra más de media España y su Constitución; pero contra su propósito parece contar más la experiencia de las dos quiebras anteriores protagonizadas por González y Zapatero.

Así, al Primer Asalto Socialista al Poder (1982-1996), que vino precedido del 23-F y terminó con la victoria del PP de José María Aznar, corresponde la mayor época de corrupción política y económica de los dos últimos siglos españoles, hasta el punto de que el nuevo Gobierno hubo de pedir un crédito para siquiera poder pagar las pensiones.

Al Segundo Asalto Socialista al Poder (2004-2011), que vino precedido del 11-M (el mayor atentado de la historia de Europa, todavía por esclarecer), correspondió de nuevo la quiebra política y económica de la Nación, de la que sigue recuperándose un país que es el único de la UE aún vigilado (Protocolo de Déficit Excesivo) en sus cuentas.

Al Tercer Asalto Socialista al Poder, cuyo primer acto fue el de la moción de censura y que ahora pretende consolidar Sánchez contra el más elemental sentido común, contra toda directriz europea, contra toda recomendación de las principales instituciones económicas nacionales y extranjeras, sólo podría corresponderle, por tanto, la quiebra.

MÁS ACÁ DEL MIEDO

En esta tesitura, que se pretenda que el miedo al “Gobierno trifachito” va a hacer mella en un electorado al que sólo le preocupa su bolsillo y, si acaso, “el restablecimiento de la legalidad constitucional en Cataluña”, como pidió el rey Felipe VI en su discurso televisado a la Nación después del 1-O, parece propio de ilusos o trileros del marketing.

De hecho, más que de miedo se trata de hartazgo y más que de “involución democrática” de madurez política: demasiado tiempo se ha gobernado España con patrañas y acusaciones de “franquismo” contra la Derecha (como si los cuadros de PSOE, CiU y PNV no vinieran del anterior régimen, salvo meritorias excepciones).

Cierto es también que la división en tres partidos restará algún escaño al “bloque de derechas”, pero ¿acaso esto no se va a dar en la fragmentada composición del “bloque de izquierdas” de PSOE, Podemos y sus escisiones, ERC, Bildu, BNG…? ¿Acaso no ganó Ciudadanos en Cataluña con todo en contra… y todavía sin Vox pero con Rajoy?

Precisamente, se ha reiterado que la inhibición de Rajoy ante el separatismo catalán es la causa del desplome del PP, que apenas ha logrado frenar Casado; pero, entonces, ¿qué le espera al PSOE de Sánchez que pretende indultar a los golpistas? ¿Y al partido de Iglesias, que negoció los presupuestos de aquél en la cárcel con los condenados?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s