Ciudad hiriente

Días en los que la ciudad vivía;
su belleza hería nuestros ojos
-el cielo azul, sus crepúsculos rojos-
¿verdad que entonces la ciudad ardía?

Días en que no se acababa el día
ni la noche; no eran los despojos
del tiempo, ni de relojes birojos
su curso inexorable dependía.

Ciudad hiriente, de horas perdidas
mirando lejos para no ver nada
-en la ciudad callada, ¿quién podría?

Muros de arena, olas desistidas;
de noche paseos, plazas, arcadas.
Ciudad silente. Su belleza hería…

14 de agosto de 2019

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s