Para qué elecciones en Cataluña

…si del proceso sólo puede salir un nuevo ejecutivo golpista, procesionario, puramente un medio o mecanismo dispuesto únicamente para preparar una nueva proclamación separatista disfrazada de consulta popular; para qué le sirve a ningún catalán contar con una Generalidad despótica y corrupta en sí misma después de las cuatro décadas ininterrumpidas -la excepción del tripartito maragalliano fue en la misma línea, y más allá- del Pujolismo.

Con una administración quebrada de facto ya en 2012 -con el testaferro Artur(o) Mas cerrando quirófanos mientras farfullaba el “España nos roba” porque ya no podía siquiera asistir al parlament(o), cercado por las crías asalvajadas del catalanismo hortera y antisistema que se fingía cosmopolita porque el Barça ganaba alguna Champions-, las instituciones brindadas constitucionalmente a la Autonomía catalana no han sido buen negocio para los ciudadanos.

Obviamente, han hecho negocio los de siempre; como por ejemplo todos esos señores que al amparo de Rajoy después del 1-0 pudieron sacar sus empresas -sus sedes fiscales, lo primero- a lugares como Valencia o Madrid, caso de los banqueros que tanto y tanto disimularon las tropelías de la banda de los Pujol porque a ellos algo les tocaba en el reparto del Saqueo -y como siempre sucede que para que unos recojan las nueces otros tienen que sacudir el árbol…

Ahora resulta que el maldito Gobierno PSOE-Podemos, singularmente su cabecilla presidencial Pedro Sánchez -plagiario, mentiroso, despótico, nepotista y traidor-, se apresta a “arreglar” la situación penal de los conjurados para instaurar una dictadura fascistoide en Cataluña contra cerca de dos tercios de su población, y todo al parecer por mero interés electoral trastocado, en el caso psicopático que nos ocupa, en otro recurso más de su estrategia de dominación total.

Para el presidente del Gobierno, Cataluña en manos separatistas es el horizonte a corto y medio plazo, porque así lo pactó con ellos -JxCat, PDeCat, ERC, CUP… son siglas distintas de formaciones que convergen en la construcción de ese espacio excluyente del catalanismo, que goza de pleno consenso en la base para proceder entre ellos al reparto del Saqueo institucional y a particulares emprendido por el demiurgo corruptor Jordi Pujol desde primeros de los 80’-.

A cambio, Sánchez se garantiza el apoyo de legislatura (y más allá) por parte de quienes sólo pueden ganar con un PSOE entreguista a Podemos y un Gobierno de España compartido entre ambos y por ambos con sus numerosos aliados antidemocráticos y antiespañoles, incluidos por tanto el PNV y el partido de la ETA (Sortu-Bildu), BNG y los otros escaños de las formaciones particularistas hasta la extravagancia, caso de Teruel Existe, la Chunta, Compromís, CC, PRC…

Partidos que no debieran tener representación ninguna en el Congreso, sede de la Soberanía Nacional según la Constitución de 1978 y por lo menos hasta el día en que, por sola mayoría simple, se hizo aprobar el Estatut(o) inconstitucional, en aquel momento ninguneado por los propios ciudadanos de Cataluña que no acudieron precisamente en masa a su refrendo, y años después transformado por sus impulsores en origen mítico de la revuelta separatista.

En rigor, lo que desde Mas a Puigdemont pasando por Junqueras se pregona de la presunta insatisfacción del catalán medio con las instituciones del Estado nacional no responde, verdaderamente, sino a la desesperada huida hacia delante de la casta política más corrupta de España y de cualquier otro país de la UE, ese presunto modelo para las presuntas élites presuntamente modernas, diligentes y cosmopolitas de Cataluña.

LA ÚNICA SOLUCIÓN ES (LA ALTERNATIVA) NACIONAL

Los hechos son testarudos, y allí donde la honorabilidad del cargo la ha fijado uno de los mayores ladrones de nuestro tiempo, o bien el coraje y la valentía se escenifican saltando sobre un land rover de la Guardia Civil rodeado de chusma adicta, o bien saliendo al escape hacia la frontera más próxima metido en el maletero de un coche… resulta difícil no diagnosticar lo avanzado de la enfermedad social y política del cuerpo electoral catalán.

Así las cosas, cabe reiterar la pregunta porque cabría hacérsela, sin ir más lejos, a los eximios representantes de la oposición (PP, Vox y Cs): ¿para qué elecciones en Cataluña cuando nada puede cambiar si no es a peor? ¿Para qué seguir participando de la farsa de “elecciones libres y democráticas” cuando de antemano se sabe que no se da la igualdad de condiciones porque no se respeta el pluralismo político (que no existe en los medios locales) desde hace décadas?

No es que sea una impresión subjetiva, sino lo que precisamente han venido denunciando PP y Cs, sobre todo en lo que llevamos de siglo XXI. Ahora que de nuevo apuestan por “tercerismos” y “vías intermedias”, conviene recordar hasta qué punto ambas formaciones acaban siempre por sucumbir a los cantos de sirena de la “moderación”, medalla aparentemente democrática con la que de tarde en tarde les distinguen sus enemigos para confundirlos.  

Pero aunque ahora los leales vislumbren una nueva esperanza en la irrupción de Vox con su magnífico candidato Joan Garriga, lo cierto es que los unos (separatistas) por los otros (moderados) se encargarán -como así pretenden hacerlo en el País Vasco los de PP-Cs- de marginar por todos los medios a la única alternativa nacional que existe a este estado de cosas demenciado y opresivo.  

Algunos en el Gobierno piensan que habrá que esperar al resultado de las urnas para aclarar la situación o más bien la nueva dirección en el movimiento del Movimiento (o Bloque) conformado por Sánchez para soportarlo en el Poder. Otros, algo más modestos, esperaremos básicamente para tratar de esclarecer la posición que adoptan los que dicen estar en contra de los designios de PSOE, Podemos y separatistas. Probablemente, para constatar lo peor.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s